El "lejano oeste" (español) de mi barrio

El lejano oeste español de mi barrio

Si alguien creía que algunas costumbres cambian con los años, está equivocado. Y para muestra la presente captura, un disparo desde el móvil mientras disfrutaba tranquilamente en una terraza de mi barrio, 

Queda claro que a pesar de los años, los clientes continúan llegando a los bares no solo a pie o en coche, también a caballo. Lo que si plantea un gran inconveniente en ésta era moderna, es que los establecimientos ya no disponen de palenque. Por tanto, aquellas polvorientas escenas de los jinetes llegando sedientos al pueblo, y bajando presurosos de sus caballos mientras con un lazo improvisado "aparcaban" su animal para entrar al oasis de la zona, ya no se puede ver. 

La modernidad y el marketing en servicio al cliente ha derivado en nuevas formas de atender a los ocasionales paseantes, viajeros, o simplemente asiduos clientes. Como se aprecia en la instantánea, el camarero se acercó a la calle, y recibió el pedido de uno de los jinetes. El resto se mantuvo en movimientos esperando el beberaje, especialmente el que aparece en primer lugar, sobre un equino bastante inquieto, seguramente más interesado en correr por los campos, que en permanecer como asiento móvil de un parroquiano consumidor, en medio del asfalto ciudadano. 

Fue así que poco después el camarero se acercó hasta un costado del establecimiento, donde la calle permitía "aparcar" y a la vez dar paso a los coches, momento en que todos quedaron "servidos al galope corto", y los pocos que acertamos a estar por aquel sitio a esa hora, pudimos degustar nuestra bebida en medio de un ambiente cuasi salvaje dentro de la modernidad comprensible de éstos tiempos, donde entre sorbo y sorbo, alguno de los equinos se encargaba de hacernos saber que estaban allí. Toda una experiencia de beberaje ciudadano, en el entorno del lejano oeste (español) de mi barrio.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...