Granja futurista

Granja futurista

Muchas veces no nos damos cuenta del impacto que producen nuestros actos y costumbres en el entorno inmediato. En época de temas recurrentes como el cambio climático y la desaparición paulatina de infinidad de especies, aún no somos conscientes de que la más mínima acción individual de forma positiva, siempre será mejor que permanecer al margen.

Seguramente pensemos... "eso nunca llegará", o peor aún, "no lo veremos nosotros", pero el tiempo pasa inexorablemente, y está claro que todo llega y todo pasa si cada día damos un paso en alguna dirección, sea cuál sea.

Y para entender mejor que cada acción individual tienen repercusión en el todo, siempre me planteo el mismo ejemplo que tal vez ilustre lo que pretendo explicar.
Cualquiera de nosotros en algún momento ha visitado un edificio de algunos años, un banco, un teatro, o simplemente la casa de un amigo.

Es posible que alguna de esas construcciones tenga una escalera de mármol, un material noble y duradero, pero seguro que mirando hacia el suelo, más de una vez hemos descubierto esos escalones gastados; incluso al punto de que ese mármol ya dibuja la huella de las pisadas que ha recibido a lo largo de los años. Y nos preguntamos... si pasar por el lugar no tiene la menor incidencia (aparente) ¿como es posible que ese mármol se haya deformado... gastado, roto, evaporado? Y la respuesta es siempre la misma; la reiteración de pequeños actos individuales aparentemente intrascendentes, produce un efecto, determina un resultado, y de nosotros depende que sea positivo o negativo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...