Por si las moscas

El hombre vendía quesos, y el mercadillo estaba concurrido. Pero claro, mientras él atendía, alguien tenía que cuidar los productos. Fué así que el encargo de seguridad quedó "en familia", y la fotografiada estuvo largas horas alerta y expectante, "por si las moscas".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...